Internet como recurso para la formación

El Internet ha dejado de ser un recurso más para convertirse en herramienta imprescindible en la formación escolar o académica de las personas, tanto así que durante la crisis generada por la pandemia de Coviv19, el 80% de las actividades diarias de un hogar promedio solo se realizan a través del Internet.

El trabajo, el estudio, las consultas médicas, las compras rutinarias y especiales, la comunicación total, las reuniones religiosas o de gremios, incluso familiares dependen del Internet.

En lo que a formación se refiere, lo primero que se disparó a raíz de la pandemia fueron las ofertas de estudios a distancia como medio de aprovechar el tiempo ocioso en nuestro beneficio. Volcándose casi el 40% de la publicidad en ofertas de todo tipo en cuanto a preparación académica se refiere.

Las clases virtuales se volvieron el pan de cada día para los estudiantes de cualquier nivel, sin dejar de mencionar la importancia de herramientas tales como Youtube y otras webs especializadas en cursos a distancia, para la capacitación de diversos y numerosos oficios que requieren visualización obligatoria por ejemplo la gastronomía o enseñanzas de talleres prácticos que pueden guiar paso a paso al participante sin menoscabo de su claro entendimiento.

Así pues, casi todas o pudiéramos decir todas las casas de estudios superiores ahora ofrecen cursos que no requieren de tanta preparación académica, que se pueden brindar a un grueso número de usuarios de internet y que son imprescindibles para el desenvolvimiento vía web de muchas profesiones y actividades.

Hasta los abuelos, por lo general indiferentes a este tipo de actividades, han puesto empeño en la realización de tareas básicas para la utilización de este medio, lo cual confirma lo que se ha dicho durante mucho tiempo: que el aprendizaje no termina nunca y la actividad mental es necesaria para sobrellevar los achaques de la vejez.

¡He aquí el momento de aprovechar este recurso!